Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz

Published on 27 September 2020 at 13:00

Juan [compuesto 19:6-11, 13-20, 25-28, 30-35]

 

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

La Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, celebrada todos los años el 14 y 27 de septiembre, recuerda tres eventos históricos: (1) el hallazgo de la Cruz Verdadera por Santa Helena, la madre del emperador Constantino (2) la dedicación de las iglesias construidas por Constantino en el sitio del Santo Sepulcro y el Monte Calvario y (3) la restauración de la Cruz Verdadera a Jerusalén por el emperador Heraclio II.

 

St. Helen et. al. exaltation of the cross icon

No obstante, en un sentido más profundo, la fiesta de hoy celebra la Santa Cruz como instrumento de nuestra salvación. Este espantoso instrumento de tortura y ejecución, que era una forma pública de humillación reservada para los peores criminales y diseñada para infligir la muerte más dolorosa, agonizante y prolongada, se convirtió en el árbol vivificante que anuló la maldición del pecado de Adán [cf. I Corintios 15:22]. “Por tanto, el mensaje de la Cruz es una locura para los que se pierden, pero para nosotros, que somos salvos, es poder de Dios [cf. I Corintios 1:18]. La Cruz es entonces la transición del pecado, la maldad y la muerte eterna a la virtud, la bienaventuranza y la vida eterna; en otras palabras, la salvación.

 

El hallazgo de la Verdadera Cruz

Según la Tradición documentada por San Cirilo de Jerusalén en 348, Santa Helena, acercándose al final de sus días, decidió, bajo inspiración divina, viajar a Jerusalén en el año 326 para realizar excavaciones en y alrededor del Templo de Júpiter (construido por Adriano después de la destrucción de Jerusalén en el año 135) con el fin de encontrar la Tumba de Cristo y la Verdadera Cruz.

Un judío, llamado Judas, conocía una tradición oral sobre la ubicación de la Cruz y guió a los que excavaban hasta el lugar en el que estaba escondida la Cruz. Se encontraron tres cruces. La inscripción Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum (Jesús de Nazaret, Rey de los judíos) estaba pegada a una de las cruces. Santa Helena y San Macario, obispo de Jerusalén, supusieron que la cruz con la inscripción era la Cruz Verdadera y que las otras dos cruces pertenecían a los ladrones crucificados junto a Cristo.

icon of the finding of the holy cross

Sin embargo, idearon un plan (o experimento) para probar su creencia y así identificar categóricamente la Cruz Verdadera. Trajeron a una mujer que estaba al borde de la muerte y le hicieron tocar cada cruz. Al tocar la Cruz Verdadera [con la inscripción], se curó instantáneamente. Luego, trajeron el cuerpo de un hombre muerto y lo colocaron sobre cada cruz. Al ser puesto sobre la Cruz Verdadera [con la inscripción], el muerto fue inmediatamente resucitado.

Habiendo identificado la Verdadera Cruz de Cristo, el Obispo ascendió al ambón y exaltó —es decir, levantó— la Cruz, con ambas manos, para que todos los reunidos veneren el instrumento de su salvación. La multitud respondió cantando: "Señor, ten piedad". Esto lo cantaron unas quinientas veces, acto que aún repiten los cristianos ortodoxos durante el Servicio de la Exaltación de la Santa Cruz, hasta el día de hoy.

 

lit candles in front of crucifixion icon

 

Sin la Cruz, no hay cristianismo

La Cruz es el símbolo más prominente de la fe cristiana, porque Jesús “canceló el registro de la deuda que estaba en contra nuestra con sus demandas legales, y lo puso a un lado, clavándolo en la Cruz” [cf. Colosenses 2:14]. En la actualidad, hay algunos que descartan la prominencia de la Cruz, y en cambio optan por centrarse sólo en la victoria y la gloria de la resurrección de Jesús de entre los muertos. La resurrección de Jesús es verdaderamente gloriosa y resucita a todos los que han sido crucificados con Cristo a una nueva vida, pero la muerte de Cristo en la Cruz es nuestra puerta al perdón y a través de la Cruz “Él reconcilió consigo todas las cosas, ya sea en la tierra o en el cielo —Haciendo la paz con la sangre de su cruz ” [cf. Colosenses 1:20].

Sin la Cruz, no hay cristianismo. La Cruz nos revela el carácter de Dios: Su amor por los pecadores perdidos y Su justicia perfecta se encuentran en la Cruz. El apóstol Juan dice: “Porque en esto conocemos el amor, que dio su vida por nosotros, y nosotros debemos dar la vida por los hermanos” [cf. I Juan 3:16]. Si deseamos crecer en nuestro amor por Dios, que es el primer y más grande mandamiento [cf. Mateo 22: 35-40; Marcos 12: 28-34; Lucas 10:27], entonces primero debemos experimentar el poder de la Cruz [cf. Romanos 1:16]. Si deseamos crecer en la piedad, debemos crecer en el conocimiento de la Cruz, que confronta el más prevalente e insidioso de todos los pecados, a saber: el egoísmo (o egocentrismo). Satanás odia la Cruz porque selló su condenación. Por lo tanto, es implacable en sus ataques para socavar la eficacia de la Cruz a través de herejías, tanto antiguas como modernas, que intentan disminuir (o restar importancia) a la obra de Cristo en la Cruz y magnificar la humanidad habilidad y egoísmo, o egocentrismo. Por lo tanto, la Cruz es crucial para toda sana doctrina.

 

La Cruz nos revela el carácter de Dios: Su amor por los pecadores perdidos y Su justicia perfecta se encuentran en la Cruz.

 

Todos nuestros problemas de derivan del pecado, de nuestro propio pecado, del pecado que otros perpetúan contra nosotros y de nuestras propias reacciones pecaminosas a esos pecados y, en última instancia, del mundo pecaminoso y caído en el que vivimos. Las soluciones a nuestros problemas sólo se encuentran en la Cruz a través de la cual Él “se convirtió en propiciación por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los pecados del mundo entero” [cf. I Juan 2: 2].

 

La muerte de Cristo en la Cruz

A través de la muerte de Cristo en la Cruz, aquellos que se vuelven a Él son liberados del castigo del pecado. Este es claramente el significado de las palabras del apóstol Pedro: "Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que muramos al pecado y vivamos a la justicia, porque por sus heridas hemos sido curados" [cf. I Pedro 2:24; Deuteronomio 21:23; Isaías 53: 1-12]. 

Y de nuevo: “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, muerto en la carne, pero vivificado en el espíritu” [cf. I Pedro 3:18]. 

El apóstol Pablo dice: “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición, porque escrito está: Maldito todo el que es colgado de un madero” [cf. Gálatas 3:13].

En Deuteronomio [cf. 21: 23-24], la Ley ordena: “Si un hombre ha cometido un delito castigable con la muerte y es ejecutado, y lo cuelgas de un árbol, su cuerpo no permanecerá en el árbol toda la noche, sino tú lo enterrarás el mismo día, porque el colgado es maldecido por Dios”

En consecuencia, Cristo se convirtió en nuestro sustituto y asumió la condenación y la maldición que merecemos “porque aun el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos” [cf. Marcos 10:45].

 

icon of sorrow at the cross

El profeta Isaías dijo de Cristo: “¿Quién ha creído a nuestro anuncio? ¿y sobre quién se ha manifestado el brazo del Señor? Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos. Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.” [cf. Isaías 53: 1-12].

El apóstol Pablo dice: “Puesto que los hijos comparten en carne y sangre, él mismo también participó de las mismas cosas, para que por la muerte pudiera destruir al que tiene el poder de la muerte, es decir, al diablo, y librar a todos los que por miedo a la muerte fueron sometidos a una esclavitud de por vida. Porque ciertamente no es a los ángeles a quien ayuda, sino que ayuda a la descendencia [espiritual] de Abraham” [cf. Hebreos 2: 14-16].

 “[Por tanto, Cristo] entró una vez para siempre en el santuario, no por medio de la sangre de machos cabríos y de becerros, sino por medio de su propia sangre, obteniendo así una redención eterna. Porque si la sangre de machos cabríos y de toros y la aspersión de personas inmundas con las cenizas de la novilla santifican para la purificación de la carne, ¿cuánto más lo hará la sangre de Cristo, el cual por el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin tacha ante Dios, a purificar nuestra conciencia de obras muertas para servir al Dios vivo? Por tanto, es mediador de una nueva alianza, para que los llamados reciban la herencia eterna prometida, ya que ha ocurrido una muerte que los redime de las transgresiones cometidas bajo la primera alianza” [cf. Hebreos 9: 12-15].

“Además, no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado” [cf. Hebreos 4:15].

“Porque… Dios ha mostrado Su amor por nosotros en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. Por tanto, puesto que ahora hemos sido justificados por su sangre, mucho más seremos salvados por él de la ira de Dios. Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, ahora que estamos reconciliados, seremos salvos por su vida" [cf. Romanos 5: 6-11].

“Y somos justificados por su gracia como un don, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios presentó como propiciación por su sangre, para ser recibidos por fe. Esto fue para mostrar la justicia de Dios, porque en Su paciencia divina, había pasado por alto los pecados anteriores. Era para mostrar su justicia en el tiempo presente, para que sea justo y justificador del que tiene fe en Jesús" [cf. Romanos 3: 24-26].

“Porque Cristo se dio a sí mismo en rescate por todos, que es el testimonio dado a su debido tiempo” [cf. I Timoteo 2: 6].

“En él tenemos redención por su sangre, el perdón de nuestras ofensas según las riquezas de su gracia” [cf. Efesios 1: 7].

“Porque murió por todos, para que los que viven, ya no vivan para sí mismos, sino para Aquel que murió y resucitó por ellos” [II Corintios 5:15].

“Por lo tanto, Él no tiene necesidad, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer sacrificios diariamente, primero por sus propios pecados y luego por los del pueblo, ya que Lo hizo de una vez por todas cuando se ofreció a sí mismo" [cf. Hebreos 7:27].

“Pero habiendo ofrecido Cristo para siempre un solo sacrificio por los pecados, se sentó a la diestra de Dios” [cf. Hebreos 10:12].

“Entonces, Cristo, habiendo sido ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, aparecerá por segunda vez, no para hacer frente al pecado, sino para salvar a los que le esperan con impaciencia” [cf. Hebreos 9:28].

“Pero Dios, siendo rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, aun estando muertos en nuestras ofensas, nos dio vida juntamente con Cristo —por gracia has sido salvo— y nos resucitó con Él y nos sentó con Él en los lugares celestiales en Cristo Jesús, para que en las edades venideras Él pudiera mostrar las inconmensurables riquezas de Su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia has sido salvo por la fe. Y esto no es obra tuya; es don de Dios” [cf. Efesios 2: 4-10].

“Por lo tanto, limpia la vieja levadura para que seas una masa nueva, ya que en realidad eres sin levadura. Porque Cristo, nuestro Cordero pascual, ha sido sacrificado" [cf. I Corintios 5:7].

El apóstol Juan dice: “Ustedes saben que apareció para quitar los pecados, y en Él no hay pecado” [cf. I Juan 3: 5].

“En esto está el amor, no que hayamos amado a Dios, sino que Él nos amó y envió a Su Hijo como propiciación por nuestros pecados” [cf. I Juan 4:10].

“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree no se pierda, mas tenga vida eterna” [cf. Juan 3:16].

“Por tanto, si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad” [cf. I Juan 1: 9].

“Y si andamos en luz, como Él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesús Su Hijo nos limpia de todo pecado” [cf. I Juan 1: 7].

“Estos son entonces los que saldrán de la gran tribulación. Han lavado sus vestiduras y las han blanqueado en la sangre del Cordero" [cf. Apocalipsis 7:14].

“Y a Jesucristo, el Cordero inmolado, que es el testigo fiel, el primogénito de los muertos y el príncipe de los reyes de la tierra. Al que nos amó y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios y su Padre; a Él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén” [cf. Apocalipsis 13: 8]

El Señor Jesucristo nos dice cómo recibir y beneficiarnos de Su expiación por nuestros pecados en la Cruz. La virtud, la bienaventuranza y la vida eterna, y la salvación misma, son condicionales. “El Padre ama al Hijo y ha entregado todas las cosas en su mano. El que cree en el Hijo tiene vida eterna; y el que no cree en el Hijo, no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él" [cf. Juan 3: 35-36].

El apóstol Pablo advierte a los egoístas: “¿Cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande, que al principio comenzó a ser hablada por el Señor, y nos fue confirmada por los que le oyeron, dando Dios también testimonio con señales y maravillas, con varios milagros, y dones del Espíritu Santo, según su propia voluntad” [cf. Hebreos 2: 3-4].

 

cross with angels

¡He aquí la Cruz! La cruz es la clave para la virtud, la bendición y la vida eterna y la salvación. “Entonces les dijo a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí, la salvará. Porque, ¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, y él mismo se destruye o se pierde? Porque el que se avergüence de mí y de mis palabras, el Hijo del Hombre se avergonzará de él cuando venga en su gloria, y en la de su Padre, y de los santos ángeles" [cf. Lucas 9: 23-26].

La Cruz en la época de Jesús fue un instrumento de tortura y ejecución. La muerte en la cruz fue vergonzosa, insoportablemente dolorosa y prolongada. No había una “norma” para la ejecución en la cruz, aunque a menudo incluía azotar de antemano, llevando la víctima el patíbulo, o travesaño, al lugar de ejecución, y siendo clavado en él con los brazos extendidos, levantado y sentado en una pequeña clavija de madera. Séneca indica que hubo muchas variaciones: “Veo cruces allí, no solo de un tipo, sino hechas de muchas formas diferentes: algunas tienen a sus víctimas con la cabeza en el suelo; algunos empalan sus partes íntimas; otros extienden los brazos en la horca” [cf. Séneca, Diálogo 6 en De consolatione ad Marciam 20.3]. Las descripciones mencionadas de fuentes antiguas son horribles y repugnantes, pero son necesarias para que no malinterpretemos a Jesús. No se refiere a una mera prueba, carga, dificultad o desgracia. Está hablando de la muerte.

 

"Toma tu cruz"

Jesús no está hablando en sentido figurado. “Entonces les dijo a todos: 'Si alguien quiere venir en pos de mí, debe negarse a sí mismo, tomar su cruz todos los días y seguirme. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá, pero el que pierda su vida por mí, la salvará” [cf. Lucas 9: 23-24]. "Negarse a sí mismo" [en griego, arnisástho eaftón] significa negarse, desdeñar, negarse y despreciarse a uno mismo, es decir, actuar de una manera completamente desinteresada. 

El cristianismo no es un complemento de nuestra forma de vida ya plena y autodirigida. El discipulado cristiano implica una conciencia intencional y elección deliberada de seguir el camino de Cristo en lugar de hacer nuestro propio camino.

"Toma tu cruz" [en griego, aráto ton stavrón aftú] significa "tomar", "levantar" y "levantar, tomar y llevar". Jesús está diciendo que así como un condenado se ve obligado a llevar el patíbulo de su propia cruz, nosotros debemos "tomar nuestra cruz". La misma frase se usa para Simón de Cirene que llevó la cruz de Jesús al Gólgota [cf. Marcos 15:21], después de que Jesús bastázon eaftó ton stavron, es decir, había estado 'llevando su cruz' [cf. Juan 19:17].

Jesús nos dice que sus discípulos deben asumir la posición de un hombre ya condenado a muerte, que lleva el patíbulo de su cruz al lugar de la ejecución. Esto debe hacerse kath iméran, literalmente "todos los días" [cf. Lucas 9:23].  Jesús entonces dice: ke akoluthíto mi, es decir, "sígueme" o "acompaña" y "sigue", con la transición al significado figurativo, "sigue" como discípulo. Esta es la palabra común y característica que se usa para referirse a la forma en que un discípulo debe seguir a Jesús, y es el concepto central de nuestra comprensión del discipulado: caminar con Jesús dondequiera que Él nos lleve.

El apóstol Pablo tomó su cruz diariamente y siguió a Jesús desde el momento de su conversión hasta que fue decapitado por los romanos. Expresa este concepto de diferentes maneras: “Estoy crucificado con Cristo y ya no vivo, pero Cristo vive en mí. La vida que vivo en el cuerpo, la vivo por la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó a sí mismo por mí” [cf. Gálatas 2:20]. Y de nuevo: “Porque moriste, y tu vida ahora está escondida con Cristo en Dios” [cf. Colosenses 3: 3]. Y una vez más: “En cuanto a nosotros, ¿por qué nos ponemos en peligro cada hora? Todos los días muero, lo digo en serio, hermanos, tan ciertamente como me glorío de ustedes en Cristo Jesús, nuestro Señor. Si luché contra las bestias salvajes en Éfeso por razones meramente humanas, ¿qué he ganado? Si los muertos no resucitan...” [cf. I Corintios 15:30-32].

Una vez que nos damos cuenta de que solo uno de los Doce Apóstoles murió de muerte natural, nos damos cuenta de que Jesús no está hablando en sentido figurado acerca de salvar y perder la vida. “Porque el que quiera salvar su vida, la perderá, pero el que pierda su vida por mí, la salvará” [cf. Lucas 9:24]. Los primeros discípulos tomaron literalmente el dicho de Jesús. Se negaron a sí mismos y "emprendieron" su propia ejecución a diario y siguieron el ejemplo de Jesús.

El dicho de Jesús es una paradoja. Esperaríamos que al intentar salvarnos a nosotros mismos tuviéramos al menos la posibilidad de lograrlo. Pero Jesús dice que es todo lo contrario. Solo mediante la abnegación y la entrega a Jesús podemos salvar nuestras vidas en un sentido duradero o eterno. "¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero y, sin embargo, perder o renunciar a sí mismo?" [cf. Lucas 9:25].

La elección de ser discípulo del Señor Jesucristo no es una opción para el creyente cristiano. Es una necesidad. O daremos nuestras vidas y seguiremos a Jesús, o buscaremos agregar a Jesús a nuestras propias vidas y arriesgarnos a engañarnos acerca de nuestra religiosidad egoísta y perdernos a nosotros mismos y almas.

El discipulado no es un camino más difícil en el cristianismo. Es el único camino hacia la vida ortodoxa. O seguimos el camino de Jesús o lo perdemos.

¡Detente y piensa! ¿En qué camino estás?

camino campestre que se divide

La Preciosa Cruz de Cristo es una paradoja:

Es precisamente muriendo para nosotros mismos que renacemos.

Es muriendo a nosotros mismos que encontramos nuestro verdadero yo, hecho a imagen y semejanza de Dios.

Es muriendo a nosotros mismos que finalmente podemos amar a Dios y a los demás.

Es muriendo a nosotros mismos que finalmente encontramos la paz y la verdadera alegría.

¡Es muriendo a nosotros mismos que ya no estamos obsesionados con nosotros mismos!

Al aceptar la Cruz, ya no tememos al sufrimiento ni a la muerte.

Al morir para nosotros mismos, cargar nuestra cruz y seguir a Cristo, podemos alcanzar la enosis y convertirnos en UNO con Él.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

icon of the exaltation of the cross

«   »