Una advertencia solemne y terrible

Published on 8 November 2020 at 13:00

22do domingo después de Pentecostés, Lucas 16:19-31

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

Prefacio a la lección de hoy

“En esto, juntándose por millares la multitud, tanto que unos a otros se atropellaban, comenzó a decir a sus discípulos, primeramente: Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía.

Porque nada hay encubierto, que no haya de descubrirse; ni oculto, que no haya de saberse. Por tanto, todo lo que habéis dicho en tinieblas, a la luz se oirá; y lo que habéis hablado al oído en los aposentos, se proclamará en las azoteas.

Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer. Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.

Os digo que todo aquel que me confesare delante de los hombres, también el Hijo del Hombre le confesará delante de los ángeles de Dios; mas el que me negare delante de los hombres, será negado delante de los ángeles de Dios. A todo aquel que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que blasfemare contra el Espíritu Santo, no le será perdonado. [cf. Lucas 12:1-5, 8-10]."

 

Jesus Christ preaches to a crowd

Entonces Jesús habló a "todos los recaudadores de impuestos y pecadores que se habían acercado a él para escuchar sus palabras" [cf. Lucas 14:25]. También habló directa e indirectamente a los escribas y fariseos [cf. Lucas 15:1-2].

Jesús enseñó y ministró a todos de acuerdo con sus varias y diversas necesidades. A pesar de las modalidades de entrega y estilo, el propósito de su enseñanza fue consistente, y se resume sucintamente en Lucas [cf. 13:1-5]: "En este mismo tiempo estaban allí algunos que le contaban acerca de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con los sacrificios de ellos. Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.”

Y de nuevo: “Porque el que de vosotros no abandona todo lo que tiene, no puede ser mi discípulo” [cf. Lucas 14:33]. No obstante, Jesús anima a los presentes diciendo: “También os digo que hay gozo en presencia de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente” [cf. Lucas 15:10].

En definitiva, un encuentro con el amor de Dios —que engendra arrepentimiento— puede transformar el corazón del hombre y cambiar radicalmente su perspectiva sobre el pecado y el encanto de las comodidades y placeres transitorios de este mundo [cf. Lucas 15:11-32].

Porque “si alguno ama al mundo [o las cosas del mundo], el amor del Padre no está en él” [cf. I Juan 2:15]. Por tanto, “el justo odia la mentira y la falsedad, pero el impío es aborrecible y se avergüenza” [cf. Proverbios 13: 5].

Pero “has amado la justicia y aborrecido la iniquidad; por eso te ha ungido Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría” [cf. Salmos 45: 7].

Luego, para dar una nueva prueba a la malicia de los fariseos y la obstinación con que se oponían a todo lo bueno, Jesús entregó a sus discípulos, en presencia de estos mismos escribas y fariseos: la parábola del mayordomo infiel.

 

icon of the unrighteous steward

Jesús presentó a este mayordomo como un ejemplo del hábil perfeccionamiento con el que los hombres del mundo aprovechan todas y cada una de las oportunidades para el avance de sus propios intereses. Con esta parábola, Jesús se propuso animar a sus discípulos a mejorar.

En contraste con los hombres mundanos, los beneficios del avance en tesoros espirituales a través del gasto versus el atesoramiento de mammon [es decir, dinero o bienes mundanos] en la promoción de la conversión de los pecadores, es más aceptable para Dios y más beneficioso para el hombre —y será recompensado en el Reino eterno.

"Porque yo os digo: Ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas falten, os reciban en las moradas eternas. El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero?" [cf. Lucas 16:9-11].

Al final, Jesús proclama: “Ningún siervo puede servir a dos amos; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o será leal al uno y despreciará al otro” [cf. Lucas 16:13].

“Y también los fariseos, que eran amantes del dinero, oyeron todas estas cosas, y se burlaban de él” [cf. Lucas 16:13]. Los fariseos eran filárgiri, o amantes de la plata. Este término se refería a los avariciosos, codiciosos de ganancias y acaparadores de riquezas. Se equipara a muchos otros pecados en II Timoteo [cf. 3:2-7]: “Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita. Porque de éstos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias. Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad.”

Los fariseos deseaban la riqueza de la iniquidad a fin de satisfacer sus propios deseos personales y malvados. Buscaron ganancias a corto plazo en esta vida efímera en lugar de buscar la eternidad. Su piedad religiosa era una fachada. Su verdadero maestro era Mamón [o el Dios de este mundo], identificado por San Gregorio Nacianceno como Beelzebub o el Diablo.

Jesus teaches the Pharisees

Y Jesús dijo a los fariseos: “Ustedes son los que se justifican a sí mismos ante los hombres, pero Dios conoce sus corazones. Porque lo que los hombres tienen en alta estima es abominación a los ojos de Dios” [cf. Lucas 16:15]. Jesús reprendió y expuso la hipocresía en los corazones de los escribas y fariseos.

Las palabras del apóstol Pablo nos dan una idea del corazón de los mismos fariseos cuando estalla en un apóstrofe indignado y vehemente: “Ciertamente ustedes son llamados judíos, y descansan en la ley, y se jactan en Dios, y conocen Su querrás y aprobarás las cosas excelentes, siendo instruido por la ley, y estás seguro de que tú mismo eres un guía para los ciegos, una luz para los que están en tinieblas, un instructor de los necios, un maestro de los niños, teniendo la forma de conocimiento y verdad en la ley. Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas que un hombre no debe robar, ¿robas? Tú que dices: No cometas adulterio, ¿cometes adulterio? Tú que aborreces a los ídolos, ¿asaltas los templos? Tú que te jactas de la ley, ¿deshonras a Dios infringiendo la ley? Porque el Nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros, como está escrito. Porque en verdad la circuncisión es provechosa si guardas la ley; pero si eres un infractor de la ley, tu circuncisión se ha convertido en incircuncisión. Por tanto, si un incircunciso guarda los justos requisitos de la ley, ¿no se contará su incircuncisión como circuncisión? Y el incircunciso físico, si cumple la ley, ¿no te juzgará a ti que, aun con tu código escrito y tu circuncisión, eres transgresor de la ley? Porque no es judío el que lo es exteriormente, ni la circuncisión lo es exteriormente en la carne; pero es un israelita el que lo es interiormente; y la circuncisión es la del corazón, en el Espíritu, no en la letra; cuya alabanza no es de los hombres, sino de Dios” [Romanos 2: 17-29].

Estas palabras del Apóstol son aplicables a muchos cristianos de hoy. Y solo necesitamos interponer la señal "cristiano" en lugar de "judío" y "bautismo" en lugar de "circuncisión" para ver la importancia y relevancia del apóstrofe del Apóstol para los judíos en nuestras vidas. Entonces, "compunjámonos de corazón" [Hechos 2:37] - debemos clamar al Espíritu Santo y rogarle que venga y nos convenza para que podamos percibir plenamente la gravedad y la veracidad de la terrible acusación contra nosotros, que expone la miseria interior del abandono, la malicia y la vileza de nuestra psique [cf. Juan 16: 8]. Entonces, en un arrepentimiento de corazón, debemos confesar nuestros pecados y las cargas de nuestro corazón a Dios [cf. I Juan 1: 9].

En un comentario entre paréntesis, y en las palabras del profeta Jeremías: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, perverso [e incurablemente enfermo]. ¿Quién puede conocerlo? El Señor escudriña el corazón y prueba la mente, y da a cada uno según sus caminos, según el fruto de sus obras” [cf. Jeremías 17: 9-10].

Debido al engaño inherente del corazón del hombre caído, los fariseos estaban ciegos a sus propios pecados. Su justicia propia era una abominación ante Dios. El hombre caído valora la fama, la riqueza y los puestos de importancia, pero Dios los considera detestables, abominables, repugnantes y detestables porque “todo el que sea orgulloso de corazón es una abominación para el Señor; aunque se unan mano a mano, nadie quedará impune” [Cf. Proverbios 16: 5].

Y de nuevo: "Dios desprecia a los burladores, pero da gracia a los humildes" [cf. Proverbios 3:34]. El Profeta nos advierte, diciendo: “La mirada orgullosa del hombre será humillada, la altivez de los hombres será abatida, y solo el Señor será exaltado en ese día” [cf. Isaías 2:11]. Ningún hombre se sentirá orgulloso cuando comparezca en juicio ante Dios porque “todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” [cf. Romanos 3:23]. Y de nuevo: “es terrible caer en manos del Dios vivo” [cf. Hebreos 10:31].

 

La advertencia más fuerte posible

Volviendo a nuestro enfoque en la lección de hoy, Jesús emite la advertencia más fuerte posible con respecto al destino que aguarda a los fariseos y afines. Cuenta la aterradora narrativa del "Hombre rico y Lázaro" con preocupación por el estado futuro de los injustos. El relato comienza con una descripción de la vida de cierto hombre rico sin nombre, a quien la tradición se refiere como Néfis [en latín, Dives, o rico], y un pobre llamado Lázaro [en hebreo El-azar, que significa 'Dios ayudó' [cf. Lucas 16: 19-21].

Desde el principio, este relato contraviene las convenciones de este mundo en el que se manifiestan los nombres de los ricos y poderosos, y los nombres de los pobres y pisoteados quedan desconocidos y sin pronunciar. Este hombre rico se vistió con ropas caras, teñidas de púrpura y de lino fino, y todos los días le “iba espléndidamente”. Amaba la "buena vida". Por el contrario, Lázaro estaba totalmente empobrecido. Estaba lisiado y tuvo que ser llevado [y puesto en] la puerta del rico donde podía mendigar. El lamido de las llagas de Lázaro por perros salvajes es una descripción gráfica de su incapacidad para cuidarse a sí mismo. Estos perros salvajes mostraron más compasión que el hombre rico.

Las condiciones del rico y Lázaro se invierten radicalmente después de la muerte y Jesús comienza a revelar algunos aspectos específicos y perturbadores sobre la existencia continuada del alma humana después de la muerte [cf. Lucas 16:22-24]. Lázaro murió y los ángeles llevan su alma al seno de Abraham; es decir, los ángeles ayudan en la transferencia de su alma de este mundo a una dimensión espiritual. Su cuerpo permanece en la tierra, porque la resurrección del cuerpo ocurrirá solo en el Juicio Final [cf. I Tesalonicenses 4:1-18; Apocalipsis 20:1-15]. Después de tantas dificultades, Lázaro se va a un lugar de consuelo: está en el seno de Abraham.

A continuación, vemos el terrible destino del hombre rico que murió y es enterrado. No se menciona ni se involucra a ningún ángel, pero su alma es llevada al Hades, el lugar donde se encuentran los muertos. Este 'Hades' o 'infierno' no es su destino final, porque será sentenciado en el Trono del Juicio Terrible [en griego, víma (tribuno) por metonimia, el lugar del juicio] y luego enviado al Lago de Fuego — Gehena [cf . Apocalipsis 10:7; 11:15-18; 20:1-15; Mateo 24:29-31; I Corintios 15:51-52; I Tesalonicenses 4:17-18]. Gehena [o lugar de castigo eterno] había recibido su nombre de Gehinnom, el lugar maldito en el que algunos de los reyes de Judá habían sacrificado a sus hijos por fuego [cf. Jeremías 7:31, 19:2–6].

 

El infierno temporal del rico (es decir, el lugar de detención temporal de los malvados) está marcado por el tormento, especialmente en la "llama" que le causa mucha agonía. Tal es su agonía que desea una gota de agua para enfriar su lengua. La agonía aparentemente se ve agravada por su capacidad de ver que Lázaro está con Abraham y es consolado, mientras él está en tormento. Su solicitud demuestra que su naturaleza egoísta y orgullosa no ha cambiado, continúa en la otra vida. El que no mostró misericordia a Lázaro en vida, clama a Abraham por misericordia, sin mostrar remordimiento ni consideraciones hacia Lázaro. Demuestra la veracidad del antiguo proverbio ilirio: "Misericordia para los crueles es crueldad para los misericordiosos".

De este relato aprendemos algo de las condiciones en la otra vida. En primer lugar, "entre los justos y los injustos hay un gran abismo abierto, de modo que los que quieren pasar de un lado al otro no pueden pasar" [cf. Lucas 16:26]. En segundo lugar, también aprendemos que una vez que un hombre muere, su destino eterno es definitivo.

Finalmente, parece haber cierta conciencia mutua entre los justos y los injustos en la otra vida. Porque “murió y fue sepultado el rico, y estando en tormentos en el Hades, alzó los ojos y vio de lejos a Abraham, ya Lázaro en su seno” [cf. Lucas 16:22-23]. Tal conciencia ciertamente se sumaría al tormento de aquellos en las agonías del infierno. Tertuliano, Agustín de Hipona y otros desarrollan aún más esta noción, y Tomás de Aquino dice: “Para que los santos den gracias más abundantes a Dios por ello, se les concede una visión perfecta del castigo de los condenados”. No obstante, tal concepto no puede ser verificado ni autenticado en las Sagradas Escrituras.

La dureza de corazón, que hoy reina en todas partes, es la principal razón para negarse a someterse al señorío de Cristo.

El rico hace una súplica desesperada diciendo: “Te ruego, por tanto, padre, que envíes a [Lázaro] a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, no sea que ellos vengan también a este lugar de tormento” [cf. Lucas 16:27]. Al presentar su súplica, el hombre rico parece mostrar algunos signos y vestigios de compasión humana. No obstante, su carácter permanece inalterado —ya que la preocupación de su urgente y emotiva petición es por su familia— y más aún, por sus cinco hermanos. No muestra ninguna preocupación por el resto de la humanidad. Por tanto, confirma su propia condenación. Porque Jesús dijo: “Pero si amas a los que te aman, ¿qué mérito tienes? Incluso los pecadores aman a quienes los aman a ellos. Y si haces el bien a los que te hacen el bien, ¿qué mérito tienes? Porque también los pecadores hacen lo mismo” [cf. Mateo 32-36].

Abraham respondió: “Tienen a Moisés ya los profetas; que les oigan” [cf. Lucas 16:29]. Esta afirmación es particularmente conmovedora. Sus hermanos han sido versados ​​en las Escrituras desde su niñez. Como los fariseos, que pretendían ser defensores de la ley, se han negado hasta ahora [y seguirán negándose] a escuchar y someterse a Moisés y los profetas.

¡El estado actual de las cosas entre los cristianos es aún peor! ¡Tenemos a Moisés y los profetas! ¡Tenemos el Nuevo Pacto en la Sangre de Cristo! ¡Tenemos las enseñanzas de los Apóstoles! ¡Tenemos los ejemplos de los santos! Pero nos negamos a "escucharlos". La dureza de corazón, que reina en todas partes hoy en día, es la principal razón para rehusar someterse al señorío de Cristo. Porque “hicieron su corazón como el pedernal, y no pudieron oír la ley y las palabras que el Señor de los ejércitos había enviado por su Espíritu” [cf. Zacarías 7:12].

El rico dijo entonces: “No, padre Abraham; pero si uno va a ellos de entre los muertos, se arrepentirán” [cf. Lucas 16:30]. El uso que hace de la palabra "arrepentirse" muestra que comprende que sus sufrimientos actuales son la consecuencia de su propia falta de arrepentimiento. El rico llama a Abraham su "Padre", pero la herencia religiosa no puede por sí sola ganarnos la salvación [cf. Lucas 3: 8]. Vivir una vida caracterizada por el arrepentimiento y la compasión activa hacia los demás es una señal de que estamos respondiendo al pacto de Dios. Juan el Bautista les dice a la multitud: “Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no empecéis a deciros a vosotros mismos: Tenemos a Abraham por padre. Porque os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham de estas piedras” [cf. Lucas 3:8].

The Rich Man & Lazarus the Lepper

Abraham dijo: “si no oyen a Moisés ya los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levante de los muertos” [cf. Lucas 16:31]. El profeta Abraham le explicó entonces la realidad. Si los hermanos del hombre rico no hacen caso de la Palabra de Dios, no prestarán atención a un hombre, a quien habían conocido sólo como mendigo, incluso si regresa de entre los muertos para advertirles. Aquellos que son duros de corazón no creerán a pesar de los milagros que puedan ocurrir. Jesús ya había hecho milagro tras milagro y los judíos no se arrepintieron ni creyeron.

El evangelista Lucas mismo dará testimonio de la respuesta de los judíos a la resurrección de otro Lázaro, después de lo cual los judíos conspiraron para matar a Jesús [cf. Juan 11: 1-53]. Después de la resurrección de Jesús de entre los muertos, los mismos judíos, en lugar de arrepentirse, conspiraron para ocultar la verdad. Porque “cuando los ancianos tomaron consejo, dieron mucho dinero a los soldados, diciendo: Di que sus discípulos vinieron de noche y se lo llevaron mientras dormíamos. Y si esto llega a oídos del gobernador, lo persuadiremos y lo aseguraremos. Tomaron, pues, el dinero e hicieron lo que se les enseñó; y esta palabra se cuenta comúnmente entre los judíos hasta el día de hoy” [cf. Mateo 28:11-15].

Las palabras de Abraham: "ni se persuadirán aunque alguno se levante de entre los muertos" no solo predijeron la respuesta de los hermanos del rico, sino que presagiaron lo que vendría. En última instancia, el gran fracaso del hombre rico no es simplemente que no contribuyó a la caridad, sino más bien que era despiadado, indiferente, altivo y orgulloso. Como los fariseos, él no podía ver su propio pecado, y por lo tanto no tenía el corazón quebrantado ni los ojos llorosos por su pecado. Su estilo de vida había endurecido su corazón y cegado sus ojos a la compasión y la misericordia.

Porque “tuve hambre y no me disteis de comer; Tuve sed y no me disteis de beber; Fui forastero y no me acogisteis, desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis ... De cierto os digo que no lo hicisteis a uno de los más pequeños. de estos, no me lo hicisteis. Y éstos irán al castigo eterno” [cf. Mateo 25: 41-43, 45-46].

El apóstol Pablo declara: “Esto digo, por tanto, y testifico en el Señor, que ya no andes como caminan los demás gentiles, en la futilidad de su mente, con su entendimiento oscurecido, alejados de la vida de Dios, por la ignorancia que hay en ellos, por la ceguera de su corazón; los cuales, pasados ​​los sentimientos, se han entregado a la lascivia, para trabajar toda inmundicia con avaricia” [cf. Efesios 4: 17-19]. El 'endurecimiento del corazón' es sintomático de los incrédulos y los incrédulos: “cuyo entendimiento cegó el dios de este siglo [es decir, Satanás], los que no creen, no sea que la luz del evangelio de la gloria de Cristo, que es el imagen de Dios, brille sobre ellos” [cf. II Corintios 4: 4.].

No obstante, cuidado, porque un hombre también puede endurecer irreversiblemente su propio corazón, como hizo Faraón: “Pero cuando el Faraón vio que había alivio, endureció su corazón y no les hizo caso” [cf. Éxodo 8:15; 32]. En última instancia, el "endurecimiento del corazón" también puede ser un castigo por la desobediencia repetida a Dios. El evangelista Juan dice: “Pero aunque había hecho tantas señales delante de ellos, no creyeron en él, para que se cumpliera la palabra del profeta Isaías, que dijo: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? ¿Y a quién se le ha revelado el brazo del Señor? Por tanto, no podían creer, porque Isaías volvió a decir: Les ha cegado los ojos y endurecido su corazón, para que no vean con los ojos, para que no entiendan con el corazón y se vuelvan, para que yo los sane” [cf. Juan 12: 37-40].

 

Una advertencia solemne y aterradora

La narración de hoy habla de la revelación del Reino de Dios en Jesucristo nuestro Señor. No invita a la especulación sobre la naturaleza de la vida después de la muerte, sino al arrepentimiento. Nos invita a seguir adelante y a vivir de una manera nueva, buscando ser portadores de la misericordia de Dios. Nos llama a invitar a Dios a quitar el "corazón de piedra de nuestra carne" [cf. Ezequiel 36:26]. Nos invita a apartarnos de la dureza de nuestro corazón y buscar un corazón nuevo lleno de compasión que interceda por todos aquellos que en esta vida transitoria se encuentran en problemas, penas, necesidades, enfermedades o cualquier otra adversidad. Nos invita a realizar las obras de misericordia corporales y espirituales, que son las expresiones clásicas de la compasión cristiana. Tales obras de misericordia son un antídoto contra el orgullo y también un medio de bendición y esperanza para el mundo. La narración del rico y Lázaro trae la noticia de un gran cambio escatológico; es una advertencia solemne y aterradora.

El 'endurecimiento del corazón' también puede ser un castigo por la desobediencia repetida a Dios

¡Sí! ¡Esta narrativa debería perturbarnos! ¡Esta narrativa debería mantenernos despiertos por la noche! Esta narración describe los sufrimientos del pobre Lázaro, quien vivió una vida trágica y triste. Pero también es la historia de un hombre irreflexivo y ensimismado, rico y privilegiado, un hombre que vivía bien pero se preocupaba poco.

Ahora bien, ¿por qué debería preocuparnos esta narrativa? Es la historia de un hombre cuyos bienes materiales lo llevaron gradualmente a un estado incurable de insensibilidad.

La descripción del sufrimiento en el Hades, que ocurre antes de la Segunda Muerte [es decir, el Lanzamiento al Lago de Fuego], debe asustar a cualquier hombre racional y hacer que huya del pecado y se arrepienta. El apóstol Pablo nos amonesta: “Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe. Pónganse a prueba. ¿No os conocéis a vosotros mismos que Jesucristo está en vosotros? A menos que no paséis la prueba” [cf. II Corintios 13:5].

Desafortunadamente, la mayoría de los hombres son altruistas. Somos susceptibles y tenaces con los viejos hábitos. Nos provocamos fácilmente. Somos rápidos en vindicarnos a nosotros mismos y rechazar la corrección y la reprimenda. No hay suavidad en nuestro tono ni reconfortante delicadeza en nuestro tacto fraternal. No "esparcimos aceite sobre aguas turbulentas". No tenemos el corazón roto ni los ojos llorosos por el pecado. Exhibimos nuestra experiencia como lo hizo Elifaz [cf. Job 31:1-40]. Nos entregamos a un espíritu legal como Zofar [cf. Job 32:1-22]. Introducimos la autoridad humana como Bildad [cf. Job 33:1-33].

 

 

No manifestamos el Espíritu de Cristo en nuestros tratos [cf. Romanos 8: 9] ni la Mente de Cristo en nuestros juicios [cf. I Corintios 2:16]. Por lo tanto, en palabras del Dr. Vernon McGee:

"Confiesa tu fría indiferencia y luego confiesa tu orgullo. Corre, vuelve, arrepiéntete de nuevo, tu vanidad aún puede subsistir".

Presta atención a la advertencia del sufrimiento del hombre rico en el Hades. Presta atención a las advertencias de Jesús con respecto al Gehena [y el Lago de Fuego]

"Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo; mejor te es entrar a la vida cojo, que teniendo dos pies ser echado en el infierno, al fuego que no puede ser apagado, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo; mejor te es entrar en el reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado al infierno, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga” [cf. Marcos 9:43-48].

En palabras del Santo Profeta y Vidente de Dios Moisés: “A los cielos y a la tierra llamo hoy por testigos contra ti, que he puesto delante de ti, vida y muerte, bendición y maldición, por tanto, escoge la vida, para que tú y tu descendencia puede vivir” [cf. Deuteronomio 30:19]

 

Él viene a ti ahora

¿Estás ahora en un estado de ira inminente debido a tu pecado? Arrepiéntete, experimenta la metánia [metanoia], o el cambio o transformación de su corazón [o nous], ¡arrepiéntete, reflexiona, arrepiéntete por el momento perdido! Incluso Filón de Alejandría, hablando en alegoría, dijo: “Metánia es la hermosa y especialmente buena hija del Altísimo”. “Cree en el Señor Jesucristo” —entrégate a Su Señorío en tu vida— “y serás salvo, tú y tu casa” [cf. Hechos 16:31].

El que esperes y gimas no te acercarán más.

¿Dices que necesitas más convicción? Yo te digo: “He aquí, ahora es el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación” [cf. II Corintios 6: 2]. ¿Dices que eres indigno? ¡Exactamente! Pero “siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” [cf. Romanos 5: 8].

¡Él viene a ti ahora! Jesús dice: “He aquí, estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré y cenaré con él, y él conmigo” [cf. Apocalipsis 3:20]. No necesitas esperar.

No es necesario que continúes en tus pecados, con esa pesada carga en tu corazón. Escucha la palabra de Dios: “si confiesas con tu boca al Señor Jesús y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo” [cf. Romanos 10: 9]. ¿Te someterás a Dios en Jesucristo nuestro Señor? [cf. Santiago 4: 7]. Porque dice: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” [cf. Mateo 11:29].

Quizás hayas tomado esa gran y primaria elección existencial, y hayas recibido a Cristo y ahora vives como un hijo de Dios, porque “a todos los que lo recibieron, les dio poder para llegar a ser hijos de Dios, aun a los que creen en su nombre” [cf. Juan 1:12]. Quizás necesitas o buscas un caminar más cercano [u otra gracia] y estés tratando de orar para salir de tus dificultades. Ven ahora: “Echa todos tus cuidados, todas tus ansiedades, todas tus preocupaciones, todas tus inquitudes, de una vez por todas en Él" porque Él te cuida con afecto y se preocupa por ti con atención [cf. I Pedro 5:7].

Ahora, si tienes una punza en tu corazón y preguntas "¿Qué puedo hacer?" Dondequiera que estés hoy, "¡cae a Sus pies!" [Cf. Apocalipsis 1:17]. “Arrepiéntete ... recibe la remisión de los pecados, y recibirás el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos, para cuantos el Señor nuestro Dios llamare” [cf. Hechos 2: 38-39].

Nuevamente, el Señor dice: ¡Arrepiéntete!

 

En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

 


«   »