Fin a la Reciprocidad

Published on 18 October 2020 at 13:00

19mo domingo después de Pentecostés • Lucas 6:31-36 [Mateo 5:1-48]

"Y así como quieran que los hombres les hagan a ustedes, hagan con ellos de la misma manera. Si aman a los que los aman, ¿qué mérito tienen? Porque también los pecadores aman a los que los aman. Si hacen bien a los que les hacen bien, ¿qué mérito tienen? Porque también los pecadores hacen lo mismo. Si prestan a aquellos de quienes esperan recibir, ¿qué mérito tienen? También los pecadores prestan a los pecadores para recibir de ellos la misma cantidad.

Antes bien, amen a sus enemigos, y hagan bien, y presten no esperando nada a cambio[a], y su recompensa será grande, y serán hijos del Altísimo; porque Él es bondadoso para con los ingratos y perversos. Sean ustedes misericordiosos, así como su Padre es misericordioso.” 

 

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Según el poeta y divino anglicano, el arzobispo Richard Trent, hay tres medidas de reciprocidad que los hombres pueden hacer entre sí. Estos son:

(1) la reciprocidad de "bien por bien" y "mal por mal"

(2) la reciprocidad de "mal por bien"

(3) la reciprocidad de "bien por mal" y

[cf. Exposición del Sermón de la Montaña].

 

La primera medida de recompensa es la ley de reciprocidad: “Entonces el Señor le dijo a Moisés: Darás vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida y latigazo por latigazo” [cf. Éxodo 21: 23-24]. Esta es la regla del hombre natural y ha sido consagrada en la ley desde la época del Código de Hammurabi en el siglo XVIII AC.

carving of the Code of Hammurabi (worldhistory.org)

La segunda medida es "la devolución de mal por bien." Tal acción es contraria a la naturaleza y es diabólica. En los Salmos [cf. 38:20], leemos: "Y los que pagan mal por bien se me oponen, porque yo sigo lo bueno". Y, “al que devuelve mal por bien, el mal no se apartará de su casa.” [cf. Proverbios 17:13]. Y de nuevo: “Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!” [cf. Isaías 5:20].

¡La "Regla de Oro" es poderosa! Es el "cumplimiento de la ley y los profetas" [cf. Mateo 7:12]. ¡Es un arquetipo universal manifestado en la religión en todas partes! Captura la esencia del amor y la justicia en una sola frase.

En lo que respecta a nuestra propia ventaja, no hay ninguno de nosotros que no pueda explicar minuciosa e ingeniosamente lo que se debe hacer. Y puesto que cada hombre demuestra ser un hábil maestro del amor y la justicia para su propio beneficio, ¿por qué no se le ocurre fácilmente ese mismo conocimiento cuando está en juego el beneficio o la pérdida de otra persona? ¿Es porque deseamos ser sabios sólo para nosotros mismos y no preocuparnos por nuestros vecinos? Entonces, ¿cómo implementamos esta "regla de oro" en nuestras vidas? ¿Cómo nos elevamos y ascendemos para movernos por encima de la ley natural de reciprocidad? ¿Cómo nos elevamos por encima de la letra de la ley y cumplimos el espíritu de la ley? Porque "la letra mata pero el espíritu da vida" [cf. II Corintios 3:4-6].

 

La "regla de oro" es un punto de referencia

El Señor no nos abandona. Él "dirige nuestros caminos" [Proverbios 3:6]. Su Palabra es “lámpara es a mis pies", y "lumbrera a mi camino.” [cf. Salmos 119:105]. Jesús inmediatamente operacionaliza esta "Regla de Oro", diciendo: "Si ustedes aman solamente a quienes los aman a ustedes, ¿qué hacen de extraordinario? Hasta los pecadores se portan así. Y si hacen bien solamente a quienes les hacen bien a ustedes, ¿qué tiene eso de extraordinario? También los pecadores se portan así. Y si dan prestado sólo a aquellos de quienes piensan recibir algo, ¿qué hacen de extraordinario? También los pecadores se prestan unos a otros, esperando recibir unos de otros. Ustedes deben amar a sus enemigos, y hacer bien, y dar prestado sin esperar nada a cambio. Así será grande su recompensa, y ustedes serán hijos del Dios altísimo, que es también bondadoso con los desagradecidos y los malos.” [cf. Lucas 6:32-35].

Si amas por un simple motivo natural, ¿qué recompensa tienes? Porque Agustín dice: “¿Amas a tus hijos y a tus padres? ¡Los bandidos también aman a aquellos con quienes tienen un afecto similar! ¡Los leones también aman a sus cachorros! ¡Las serpientes también aman sus serpientes! ¡Los osos también aman a sus cachorros! Y los lobos también aman a sus cachorros ... pero si amamos sólo a los que nos aman, no nos diferenciamos de esas mismas bestias”. Esta "regla de oro" no es para todos, porque es natural corresponder, es decir, ayudar a quienes nos ayudan y lastimar a quienes nos lastiman. Hacer a los demás lo que ellos te tratan a ti es la justicia natural. Es la ley de reciprocidad.

 

icono de Jesús ayudando a hombre víctima de robo

Para los verdaderos cristianos ortodoxos, los discípulos de Cristo, la "regla de oro" es un punto de referencia. Es un punto de partida. Jesús dijo: “Pero a ustedes los que oyen, les digo: amen a sus enemigos; hagan bien a los que los aborrecen; bendigan a los que los maldicen; oren por los que los insultan. Al que te hiera en la mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa[a], no le niegues tampoco la túnica.” [cf. Lucas 6:27-29]. Jesús exige este comportamiento de sus discípulos. Jesús exige que amemos a nuestros enemigos. Los hijos de este mundo no se avergüenzan de reconocer sus resentimientos y buscan la más mínima razón para achacárselos a alguien. Pero el amor que Dios requiere, no mira a lo que un hombre merece, sino que se extiende a los indignos, los malvados y los ingratos. Cristo nos presenta, de forma resumida, el modo y la manera de cumplir este precepto en Mateo [cf. 22:39]: “Y amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

Ningún hombre llegará jamás a obedecer este precepto hasta que se haya negado a sí mismo y haya abandonado el exceso de amor propio.

Los verdaderos cristianos ortodoxos están llamados a "avanzar a un plano superior" "porque la sabiduría se coloca en un terreno más elevado" [cf. Proverbios 8:2]. Por lo tanto, a los cristianos ortodoxos se les ordena desterrar y borrar la reciprocidad de sus mentes de manera tan completa, como para llegar a bendecir a sus enemigos. En verdad, es muy difícil —y completamente contrario a la disposición de la carne— restituir bien por mal. Pero nuestros vicios y debilidades no deben ser excusados a manera de disculpa. No obstante, si confiamos en el poder celestial del Espíritu, encontraremos con éxito todo lo que se opone a él en nuestros viles sentimientos, emociones y pasiones.

La "Regla de oro" es un poderoso arquetipo universal que se manifiesta en la religión en todas partes

Marco Aurelio, el último y el más noble de los Cinco Buenos Emperadores de Roma, luchó con la cuestión de la reciprocidad mientras se preparaba para sus deberes imperiales diarios, diciendo: “Cuando te despiertes por la mañana, di a ti mismo: las personas con las que tratarás en el día de hoy serán entrometidas, ingratas, soberbias, deshonestas, celosas y hurañas. Son así porque no pueden distinguir el bien del mal. Pero he visto la belleza del bien y la fealdad del mal, y he reconocido que el malhechor tiene una naturaleza relacionada con la mía: no de la misma sangre y nacimiento, sino de la misma mente, y posee una parte de lo divino. Y así, ninguno de ellos puede lastimarme. Nadie puede involucrarme en la fealdad. Tampoco puedo enojarme con mi pariente u odiarlo. Nacimos para trabajar juntos como pies, manos y ojos, como las dos filas de dientes, superior e inferior. Obstaculizarse el uno al otro no es natural. Sentirse enojado con alguien, darle la espalda: esto es antinatural” [cf. Marco Aurelio en Las meditaciones]. ¿No es para nuestra gran vergüenza que un pagano pueda hablar y actuar de esa manera mientras nosotros todavía nos revolcamos en el fango de la reciprocidad?

El Señor Jesucristo exige que los verdaderos cristianos ortodoxos superen la justicia del más noble de los paganos y la "mejor de las mejores" religiones no reveladas de este mundo cuando dijo: “Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad situada sobre un monte no se puede ocultar; 15 ni se enciende una lámpara y se pone debajo de una vasija[a], sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en la casa. Así brille la luz de ustedes delante de los hombres, para que vean sus buenas acciones y glorifiquen a su Padre que está en los cielos.” [cf. Mateo 5:14-16]. 

Además, los verdaderos cristianos ortodoxos deben demostrar tal desapasionamiento incluso al hacer tales buenas obras: “Porque cuando hagas una obra de caridad, no dejes que tu mano izquierda sepa lo que hace tu derecha” [cf. Mateo 6:3]. Jesús exige que amemos, no solo a los que tienen una "paja en el ojo", sino también a los que tienen una "viga [o tabla] en el ojo" [cf. Mateo 7:3]. Jesús dice: “Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado” [Juan 15:12].

 

icon of Chrst teaching

El Señor constantemente recontextualiza y reconfigura la Ley Mosaica para impartir un conocimiento nuevo, más profundo, mejorado y trascendente. Lo hace seleccionando declaraciones significativas de las Escrituras del Antiguo Testamento, ya conocidas por sus oyentes. Luego identifica el tema subyacente y el significado del texto, y sintetiza la esencia última del significado, que personifica el mensaje último y trascendente del texto. En Levítico [cf. 19:18], leemos: “No tomarás venganza ni guardarás rencor contra ninguno de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo, porque yo soy el Señor”En Tobit [cf. 4:15], leemos: “Y lo que odias, no se lo hagas a nadie”. Jesús toma estos textos y los sintetiza: “Haz a los demás como te gustaría que te hicieran a ti” [cf. Lucas 6:31; Mateo 7:12].

Jesús dice: “Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente” [cf. Éxodo 21:24; Levítico 24:20; Deuteronomio 19:21 en Mateo 5:38]. Luego agrega: “Pero yo les digo: No resistan al malhechor. Pero si alguien te golpea en la mejilla derecha, vuélvele también la otra” [cf. Mateo 5:39]. Esta primera declaración: “No te resistas al malhechor” no tiene igual en la Torá. La segunda declaración presenta un ejemplo de la operacionalización de la primera declaración.

El Señor dice entonces: “Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo” [cf. Levítico 19:18 en Mateo 5:43]. Esto era de conocimiento común y el estándar del día. En los Salmos [cf. 139: 22] leemos: “Los odio con perfecto odio; Los considero mis enemigos".

Entonces Jesús reconfigura la ley del trato con los enemigos, diciendo: “Pero yo les digo, amen a sus enemigos, bendigan a los que los maldicen, hagan bien a los que los odian y oren por los que los maltratan y persiguen” [ cf. Mateo 5:44]. En estas palabras de Jesús, la profecía de Isaías comienza a ver su cumplimiento: “El pueblo que andaba en tinieblas vio una gran luz; sobre los que viven en la tierra de sombra de muerte, una luz ha amanecido… Porque cada bota de batalla pisoteada y cada prenda envuelta en sangre será quemada como combustible para el fuego. Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos es dado, y el gobierno estará sobre Sus hombros. Y será llamado Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Del aumento de Su gobierno y paz no habrá fin. Él reinará sobre el trono de David y sobre su reino, para establecerlo y sostenerlo con justicia y justicia desde ese tiempo y para siempre… Pero el Señor ha enviado un mensaje contra Jacob, y ha caído sobre Israel” [cf. Isaías 9: 2-8].  

 

icon of the birth of Christ

Jesús dice: "Si aman a los que los aman, ¿qué mérito tienen? Porque también los pecadores aman a los que los aman.  Si hacen bien a los que les hacen bien, ¿qué mérito tienen? Porque también los pecadores hacen lo mismo. Si prestan a aquellos de quienes esperan recibir, ¿qué mérito tienen? También los pecadores prestan a los pecadores para recibir de ellos la misma cantidad. Antes bien, amen a sus enemigos, y hagan bien, y presten no esperando nada a cambio, y su recompensa será grande, y serán hijos del Altísimo; porque Él es bondadoso para con los ingratos y perversos. Sean ustedes misericordiosos, así como su Padre es misericordioso." [cf. Lucas 6:32-36]. Él nos llama a actuar de acuerdo con nuestra "imagen" creada y reclamar nuestra "semejanza" para "que seamos hijos de nuestro Padre que está en los cielos; porque hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos" [cf. Mateo 5:45]. Esto se repite en el versículo final de la lección de hoy, cuando Jesús dice: "Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso" [cf. Lucas 6, 36] y reiterado en Mateo [cf. 5:48]: “Por tanto, seréis perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”. La misericordia se correlaciona con la perfección, y los verdaderos discípulos del Señor deben emular esta virtud cardinal e indispensable, que completa las cuatro virtudes cardinales [paganas] de Platón, a saber: prudencia, fortaleza, templanza y justicia. Estas dependen de la misericordia [cf. Platón en La República].

 

La práctica de las virtudes

El Señor promete: “Seréis hijos del Altísimo” [cf. Lucas 6:35]. El Señor emplea una cita del profeta Daniel del Antiguo Testamento [cf. 3:26]: “Entonces Nabucodonosor se acercó a la boca del horno de fuego ardiendo y habló, diciendo: Sadrac, Mesac y Abed-Nego, hijos del Dios Altísimo, salgan y vengan acá. Entonces Sadrac, Mesac y Abed-Nego salieron de en medio del fuego”. En última instancia, “estos santos del Altísimo recibirán el reino y lo poseerán para siempre, sí, por los siglos de los siglos” [cf. Daniel 7:18].

Jesús sintetiza las palabras del Antiguo Testamento y nos da la esencia última del significado: “No esperen nada a cambio, y su recompensa será grande, y serán hijos del Altísimo. Porque es bondadoso con los ingratos y malvados. Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso” [cf. Lucas 6: 35-36]. Por lo tanto, debemos buscar activamente la participación en el Reino [Imperio] de Dios reflejando la imagen de Dios y creciendo en Su semejanza a través de la búsqueda de la virtud.

 

San Pedro de Damasco dice: “Lo que la salud y la enfermedad son para el cuerpo, la virtud y la maldad para el alma, y ​​el conocimiento y la ignorancia para el intelecto. Cuanto mayor sea nuestra devoción por la práctica de las virtudes, más iluminado por el conocimiento nuestro intelecto. De esta manera somos considerados dignos de misericordia, es decir, por el quinto mandamiento: Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia” [Mateo 5: 7]. Porque Dios dice: “Seréis santos, porque santo soy yo, el Señor vuestro Dios” [cf. Levítico 19: 2 en I Pedro 1:16].

image of St Peter of Damascus source:  https://www.johnsanidopoulos.com/2011/02/saint-peter-of-damascus-and-his-feast.html

El Señor nos dice claramente: “Si me amas, guarda mis mandamientos” [cf. Juan 14:15]. Porque no basta con memorizar los mandamientos y las enseñanzas de Cristo, sino que hay que ponerlos a prueba con la práctica. Porque “Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas y las practican, porque el tiempo está cerca” [cf. Apocalipsis 1: 3]. “Y a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre” [cf. Juan 1:12]. Si guardamos sus mandamientos, seremos la "sal de la tierra" [cf. Mateo 5:13].

 

El apóstol Pablo, dice claramente: “El amor es sufrido y es benigno; el amor no tiene envidia; el amor no se vanagloria, no se envanece; no se comporta con rudeza, no busca lo suyo, no se irrita, no piensa mal; no se regocija en la iniquidad, sino que se regocija en la verdad; todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” [cf. I Corintios 13: 4-7].

Epicteto [en el Discurso 2.22] dice a aquellos que desean amar o ser amados: "Sólo al sabio pertenece el poder de amar". ¿¡Por qué!? El amor va más allá de la ley natural de reciprocidad. ¡El amor no es una emoción compartimentada! El amor implica toda nuestra visión de la vida, toda nuestra forma de ver el mundo y relacionarnos con los demás.

En el discurso [cf. 2.22, 34-37] Epicteto dice: “El que desea sinceramente ser amigo de otro, o ganarse la amistad de otro, debe erradicar los juicios [falsos] y despreciarlos. Debe desterrarlos de su mente. Y cuando lo haya hecho, estará, en primer lugar, libre de reproches, conflictos internos, inestabilidad mental y tormento autoinfligido. Siempre será franco y abierto con alguien que tenga una mentalidad similar a él, y será tolerante, gentil, paciente y bondadoso con quien no sea como él. Pero si no eres así, puedes actuar en todos los aspectos como lo hacen los amigos: bebiendo juntos, viviendo juntos bajo el mismo techo y viajando juntos en viajes, e incluso pueden tener los mismos padres, sí, pero nunca podrán ser amigos mientras te aferres a juicios brutales y abominables”.

¿De qué tipo de 'juicios brutales y abominables' está hablando? Con esto quiere decir aferrarse a la creencia de que las cosas, asuntos o circunstancias externas son superiores a la adquisición de la virtud y, en última instancia, más importantes y beneficiosos que la virtud misma. 

Por ejemplo, si usted se enoja cuando su pareja o su hijo no cumple con sus expectativas, cualquiera que sea esa expectativa, usted está demostrando que esa cosa externa [material o circunstancial] es más importante que la virtud. No importa lo que hagan los demás, debemos esforzarnos por comportarnos siempre de una manera que se ajuste a las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo. No podemos culpar a otros por nuestro comportamiento perverso. Hasta que no alcancemos el punto en el que podamos hacer juicios correctos consistentemente con respecto a la priorización de nuestro objetivo existencial principal, es decir, enosis [o unidad con Dios en Jesucristo nuestro Señor], nunca alcanzaremos nuestra plena capacidad para amar a los demás.

 

El secreto del amor verdadero

El verdadero cristianismo ortodoxo, a través de las enseñanzas de Jesús, profundiza nuestra capacidad para philía [amor fraternal y amistad auténtica], ludus [amor juguetón como entre niños], pragma [amor comprometido y de compañerismo entre los cónyuges: 'estar enamorados' vs. 'enamorarse'], storgí [amor familiar incondicional entre padres e hijos], xenía [amor por la hospitalidad y los huéspedes], agápi [amor espiritual y universal] y, en última instancia, éros divino [en el que un hombre es herido por el amor a Dios].

Los Santos Padres nos enseñan cómo ver cada tipo de amor en su verdadera luz y así nos ayudan a evitar la manía [amor maníaco], filaftía [es decir, philautia — amor propio desordenado], y éros maníaco [tan frecuentes hoy].

El apóstol Pablo dice: “Pero entiendan esto: en los últimos días vendrán tiempos terribles. Porque los hombres serán amantes de sí mismos, amantes del dinero, jactanciosos, soberbios, abusivos, desobedientes a sus padres, ingratos, impíos, sin amor, implacables, calumniadores, sin dominio propio, brutales, sin amor al bien, traidores, imprudentes, presumidos, amadores de los placeres más que amadores de Dios, que tienen apariencia de piedad pero niegan su poder. ¡Apártate de estos! Son del tipo que se infiltran en los hogares y cautivan a mujeres vulnerables que están abrumadas por los pecados y extraviadas por diversas pasiones; que siempre están aprendiendo pero nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad” [II Timoteo 3:1-7]. Incluso Cicerón consideraba que los que eran sui amantes sine paribus [amantes de sí mismos sin rivales ni iguales] estaban condenados al fracaso. ¡Tal será el fin de quienes pretenden ser primus sine paribus [o primeros sin par]!

No importa lo que hagan los demás, debemos esforzarnos por comportarnos siempre de una manera que se ajuste a las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo.

La persona sabia no es presa de tal negatividad porque ha desarrollado su facultad de percepción espiritual [o nous], lo cual le permite percibir lo que es de trascendental importancia, lo que realmente importa en la vida.

Este es el secreto del amor verdadero: tener los juicios correctos sobre las cosas y priorizar como corresponde.

Si miramos las formas en que representamos el amor a diario, ¿cómo respondemos cuando nuestro amado hace algo que no nos gusta? ¿Cómo lo apoyamos [o ella] en tiempos difíciles? Está claro cómo nuestra fe afecta nuestra capacidad de amar a los demás. Si somos capaces de regular nuestras propias emociones y hacer frente a las vicisitudes [o reflujos y reflujos] de la vida, podemos ser una presencia amorosa y solidaria en las vidas de aquellos a quienes decimos amar.

Si, por otro lado, nos enfadamos o irritamos con facilidad, o si somos propensos a juzgar, imputar motivos, ingratitud, desesperación y resentimiento, esa negatividad se derramará en nuestras interacciones con los demás. Es muy fácil descargar nuestras frustraciones en aquellos que están más cerca de nosotros, o enojarnos cuando hacen esas cosas que no nos gustan.

Así como el mero amor natural que tienen los bandidos y las bestias es algo natural para todos, también viene la ira, la frustración, el rencor y una serie de manifestaciones negativas del pecado.

Según San Diadoco de Photiki: "Solo Dios es bueno por naturaleza, pero con la ayuda de Dios, el hombre puede volverse bueno si presta una atención cuidadosa a su estilo de vida".

El amor es su propia recompensa; sí, el amor es su verdadera recompensa. A través del amor alcanzamos la virtud. A través del amor, purificamos nuestras almas. A través del amor, nos convertimos en uno con el Uno.

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


«   »